Para trabajos en blanco y negro no es necesario seguir una armonía de color coherente, ya que los colores trasladados al blanco y negro se transforman en un tono de gris totalmente diferente. Tenemos que dejar de pensar en el color en sí que deseamos trasladar y solo tener en cuenta la saturación del mismo, es decir, si maquillas con dos sombras de colores diferentes pero de la misma intensidad se verán del mismo tono de gris sin provocar ningún contraste.

Hay que conocer por lo tanto a que derivan los colores de nuestra paleta de maquillaje cuando se trasladan al blanco y negro, jugaremos pues con las diferentes escalas de grises.

¡Una opción muy útil es tomar una fotografía sin color de nuestra paleta de sombras para conocer el tono gris que representan!

Os doy a continuación algunas pautas para hacer un maquillaje adecuado para trabajos en blanco y negro:

  • Cuando percibimos las imágenes en un video o fotografía en blanco y negro los volúmenes se pierden, la imagen se aplana, por lo que hay que trabajar mucho los volúmenes para que sean percibidos.
  • Los maquillajes deben ser más intensos y cubrientes que en el maquillaje a color: correctores y base bien cubrientes, modeladores más marcados, colorete más oscuro… Es aconsejable aplicar una base de un tono más claro que la piel de la modelo.
  • Es muy importante el difuminado, ya que si los colores no se quedan integrados entre sí se verán cortes muy marcados allá donde acabe un tono y empiece el otro.
  • Para este tipo de trabajos no se utilizan nunca los maquillajes con brillos: gloss, metalizados, irisados, purpurinas…porque producen luces blancas indeseadas. Usar sólo maquillajes mate.
  • Los puntos de luz es mejor trabajarlos con un tono lila pastel, porque el banco puro resulta como un gran foco de luz. Igualmente cuidado con la utilización de negro puro, pues el resultado de estos colores da una imagen muy dura.
  • Las pestañas postizas dan muy buen resultado.
  • ¡No nos olvidemos de matizar bien todo el maquillaje para evitar los brillos!